Sin categoría

PORQUE EL MASCULINO ES MASCULINO Y PUNTO.

lenguaje no sexista la o es o y la a es a

 “No somos nosotr@s quienes hablamos a través del lenguaje, es el lenguaje el que habla a través de nosotr@s”. Martin Heidegger

Algunos hombres pensarán que algunas mujeres estamos analizando concienzudamente el lenguaje para detectar algunas definiciones machistas. Esta afirmación tiene parte de cierta y parte de incierta. La verdad es que sí; muchas mujeres venimos analizando “con lupa” los ambages de la sacro santa Real Academia de la Lengua Española para poner de manifiesto el machismo en el lenguaje. La parte incierta es que no hemos encontrado algunas definiciones altamente sexistas sino que hemos obtenido un basto listado de ellas.

Así las cosas , ¿podemos afirmar que el lenguaje es machista? Nada más lejos de la realidad. El lenguaje no es machista; el lenguaje no más que el instrumento que transmite el sexismo de la sociedad. Y es que, como bien decía Heidegger “No somos nosotr@s quienes hablamos a través del lenguaje, es el lenguaje el que habla a través de nosotr@s”.

Por lo tanto, ¿qué es lo que sucede? ¿podemos `atrevernos` a decir que son los académicos de la lengua los machistas? La definición que “los miembros” (el 99% son hombres) de la RAE han hecho de determinadas palabras pone de manifiesto que sí. Veámos algunos ejemplos:

-HUERFANO,NA (RAE): «Dicho de una persona menor edad a quien se le han muerto el padre y la madre o uno de los dos, especialmente el padre».

Como pueden ustedes apreciar, para los académicos es peor que a una menor o a un menor se le muera el padre que la madre. Cuanto menos, hay que decir, que esto es un juicio de valor que el diccionario oficial de un Estado Democrático y De Derecho debería de evitar, por respeto a la dignidad de todos los seres humanos, especialmente a aquellos seres que permiten la reproducción y la existencia de la vida en el planeta: las mujeres.

MADRE (RAE): Dícese de una hembra que ha parido; PADRE: Dícese de un varón o macho que ha engendrado.

Es cuanto menos curiosa la asociación del verbo engendrar con los hombres cuando es sabido por todas y todos que puede engendrar tanto un hombre como una mujer (cosa que no sucede viceversa, con la acción de parir).

Pero, pongamos un ejemplo menos llamativo, de aparente neutralidad:

SOMBRERO (RAE):

  1. Prenda de vestir que utilizan los varones para cubrirse la cabeza, que consta de copa y ala.
  2. Prenda de adorno usada por las mujeres para cubrirse la cabeza.

Para los académicos, los hombres se visten y las mujeres se adornan; una definición que encierra una alta dosis de machismo bajo la apariencia de pura neutralidad.

O, ¿qué me dicen de los denominados “duales aparentes”? Esas palabras que al hacer el femenino regular cambiando la “o” final por una “a” provocan una violencia contra las mujeres terrible como:

  1. SUEGRO: Mueble, normalmente de salón, con capacidad para todo lo que le encomiende la meiga; SUEGRA: Especie de meiga con obsesión por controlar la voluntad de aquel que ose a usurparle una hija.
  2. ZORRO: Animal; ZORRA: Ramera, puta.
  3. GOLFO: Hombre pillo; GOLFA: Ramera, puta.
  4. HOMBRE PÚBLICO: Hombre que se dedica a la política u ostenta cualquier cargo público; MUJER PÚBLICA: Ramera, puta.
  5. HOMBRE FRÍO: Hombre sereno, calmado; MUJER FRÍA: frígida.
  6. GOBERNANTE: Hombre que se dedica a gobernar algo. Dirigente de un país; GOBERNANTA: Mujer que dirige la planta de un hotel.
  7. VERDULERO: Hombre que vende verduras: VERDULERA: Mujer ordinaria y vulgar.
  8. Etc.

Hay que reconocer que la RAE, con cierta resistencia, ha ido introduciendo en algunos de estos ejemplos un “/a” en la acepción tradicional pensada únicamente para los varones pero han sido los menos. Podría nombrar muchos ejemplos más como éstos pero lo importante no es citar, una a una, las manifestaciones del machismo en la Lengua Española sino reflexionar sobre el hecho de que, como dice la profesora Teresa Meana, “las palabras tienen un efecto mágico por la forma en que influyen en la mente de quien las emite y en la de quien las recibe”.

Lo esencial es tener muy presente que la lengua es un cuerpo vivo y en evolución constante. El lenguaje no es algo natural sino una adquisición cultural y, por tanto modificable y adaptable a los tiempos. Cómo iban a existir hace algunos años oficios en femenino como “notaria”, “fiscala” o “jueza” si las mujeres tuvimos `prohibido por LEY´ el acceso a estas oposiciones hasta finales del siglo pasado (1979, en teoría; 1981, en la práctica). ¿Todavía hay profesiones que feminizar? Mi respuesta es: Sí, cada día; toda vez que las mujeres vayamos ganando nuevos espacios laborales tradicionalmente vetados por el patriarcado.

Insisto: el masculino es masculino y punto. El masculino carece de amplitud. Por lo tanto, no nos dejemos confundir con mentiras a medias porque el lenguaje tiene una tendencia dúctil y fantástica a cambiar. El único obstáculo es la resistencia de determinadas intelectualidades, determinados medios de comunicación y determinados grupos sociales a modificar y reescribir lo mal escrito, lo no nombrado, lo ignorado: las mujeres.

                            –Profesora, ¿Cómo se forma el femenino?

                            -Desde el masculino, añadiendo una a al final.

                            -Y, entonces, el masculino ¿cómo se forma, profesora?

                             -El masculino no se forma, existe.

La lengua Española ofrece infinidad de posibilidades que no necesitan ni siquiera nombrar una realidad en masculino y en femenino, engloban a ambos género por sí solas. Así, yo no soy de los ciudadanos, pero sí de la ciudadanía; no soy de los vecinos, pero sí del vecindario y no soy de los profesores, pero soy del profesorado.

Considero que con estos cuantos ejemplos queda sobradamente demostrado que incluirnos a las mujeres en el lenguaje es algo sencillo y que no supone complejidad alguna. Por lo tanto, poder, se puede; lo que no me queda nada claro es si se quiere.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s