Sin categoría

La violencia de género económica, paradigma de la violencia sistémica contra las mujeres

cartel-8-de-marzo-2015Cada 8 de Marzo conmemoramos el Día Internacional de la Mujer Trabajadora con el objetivo de seguir sensibilizando a la sociedad en su conjunto sobre la existencia de una discriminación real  entre hombres y mujeres y para denunciar las diferencias manifestaciones de violencia económica y socio-laboral que sufrimos las mujeres como mujeres trabajadoras. El poder político y el poder financiero siguen perpetuando un sistema social, político y económico de progresiva desprotección y precarización hacia las personas que continuamos desarrollando la mayor parte de las tareas productivas y, sobre todo, no reproductivas del país, y hacia las personas que no pueden trabajar. Entretanto, incrementan los salarios de personas, físicas o jurídicas, que desde la política, la patronal y las instituciones públicas y privadas, saquean el país.

Y así, año tras año, nos encontramos nuevamente resistiendo a las agresiones brutales de la misma política neoliberal contra la clase trabajadora en general, pero que nos golpea más fuerte a nosotras, las mujeres, marginándonos en trabajos precarios, temporales y a tiempo parcial, y colaborando al mantenimiento de la violencia de género económica con la pasividad en los procesos de negociación colectiva ante al crecimiento de la brecha salarial. En la mayoría de los Convenios Colectivos se siguen  perpetuando los estereotipos de género y la infravaloración social de las tareas feminizadas; por un lado, situando las actividades feminizadas en grupos profesionales de menor nivel y, por otro, estableciendo complementos salariales que habitualmente disfrutan los hombres.

Como decía, en un anterior post, la sociedad continúa con su mirada inquisidora sobre las mujeres y reclamando nuestra completa disponibilidad para jornadas parciales, contratos por horas, exigiéndonos, además, una sobre-cualificación y cuestionando nuestra profesionalidad si queremos compatibilizarla con un proyecto de maternidad, engrosando las listas del paro o trabajando en condiciones de esclavas en la agricultura, en fábricas, hostelería, falsas autónomas, servicios públicos, profesoras interinas, sanitarias y un largo etcétera.

Con el paso de los años y la incansable lucha de tantas y tantas mujeres, hoy sabemos bien que las transformaciones sociales que las mujeres y la sociedad en su conjunto necesitan no vendrán de la mano del mundo político, sino de la conciencia y movilización social. Si las mujeres no luchamos por nuestros derechos, nadie lo va a hacer por nosotras.

 

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s